Menu

El peligro de la posición cero en Google para el sector médico

Desde hace algún tiempo, al realizar búsquedas en Google, dejamos de entrar a páginas Web para obtener respuestas y solamente vemos los “fragmentos destacados”.

Ejemplo de fragmento destacado, Google 2019.

Estos fragmentos también son conocidos como posición cero en Google. De acuerdo con Greg Grifford, en su curso Fundamentos de SEO en SemRush

“Es el resumen de la respuesta a la consulta de búsqueda, extraído de una página web autorizada.”

La realidad es que son pocas las personas quienes buscan más allá de la tercera página cuando navegan en Internet, antes de intentar con términos de búsqueda diferentes.

Pero, ¿esto cómo afecta al sector médico?

Al momento de que se crea la posición cero, las personas dejaron de entrar al sitio web, y no consideraron la validez y las fuentes de una respuesta, tomándola como certera y definitiva en su primer acercamiento.

En el caso de la medicina, son varias las páginas que dan respuestas sin fundamento científico y que puede terminar en serias complicaciones. Al mismo tiempo plataformas como Google Shopping, YouTube, entre otras, nos dan productos y resultados que no están avalados por ninguna institución y que la población toma como ciertos solo por estar en primer lugar.

Nota Relacionada: Cómo alcanzar la posición cero de Google: conoce las técnicas para acumular Featured Snippets

El Internet y la medicina en México. De acuerdo con IAB México, en el 2018 el 67% de los internautas se interesó por los temas de salud realizando búsquedas en Internet. De estos, las principales razones por las que buscan información relacionada son: 45% por curiosidad, 41% porque alguien cercano padece una enfermedad actualmente, 37% para  verificar la información que alguien compartió y 35% para prevención de enfermedades.

¿Qué medidas puede tomar el sector médico privado? No podemos decir que todo está perdido, pues podemos aprovechar esto como una oportunidad, para ofrecer mejores respuestas al mismo tiempo que posicionamos nuestro contenido como un referente en el sector.

  1. Piensa en tu público: Habla de temas que sean relevantes para tus pacientes y usa un lenguaje que puedan entender.
  2. Información con responsabilidad: Siempre hay que invitarlos a recibir atención, y advertir que el artículo es únicamente de carácter informativo, evitar dar nombres de medicamentos a menos que el caso lo permita.
  3. Respaldo científico: No olvides que todo el contenido esté respaldado de fuentes y las cites. Esto además de ayudarte a mejorar tu posicionamiento, te dará el respaldo necesario como investigador.
  4. Comparte tu contenido: Crea alianzas con otros sitios web, comparte en tus redes sociales e invierte en pauta. Si es de calidad, las personas no dudarán en compartirlo.

Todos estos factores también afectan y te ayudan a llegar a esa “posición cero” tan peleada, al mismo tiempo que contribuye a disminuir la desinformación.

Pero no olvides que lograr una buena posición, no es algo que pasará en un día o una semana, sino que tomará tiempo, pero bien trabajado, será efectivo a mediano y largo plazo.

Redactora: Whendy Velazquez